Sin Fronteras | Borja García Lomba, estudiante Erasmus en Italia

Borja García Lomba

por Koldo Llorente

Borja García Lomba es un joven barakaldés de 21 años que ha decidido terminar su carrera de Económicas en el extranjero. Ha pasado de estudiar en Sarriko (Bilbao) a irse Bolzano, "una zona tranquila en el norte de Italia que se parece al País Vasco y que no sufre crisis económica". Se marchó en septiembre y ha vuelto a Barakaldo a pasar las Navidades, aunque no le hubiese importado celebrar la Nochevieja en Italia. Terminará el curso en julio y recomienda irse a estudiar al extranjero a cualquiera que tenga la oportunidad. El sistema educativo es diferente y hablar idiomas es imprescindible. Ha comido pasta 90 días de 95 y admite que merece la pena. "Irse un año de Erasmus es una gran experiencia".


Pregunta. ¿Qué tal sienta regresar a casa por Navidad?
Respuesta. Se agradece volver para ver a la familia y a los amigos. Aún así, no me habría importado estar unos días a Barakaldo y estar en Italia para celebrar la nochevieja. Allí haces un grupo de amigos a los que sabes que en un futuro igual no vuelves a ver. Además, conoces a gente de muchos países, como alemanes, turcos o rusos y merece la pena aprovecharlo, aunque en parte vuelves porque ellos también se marchan a celebrar la Navidad con sus familias.

P. ¿Suele echar de menos Barakaldo?
R. Al principio sí porque resulta más complicado. Yo fui con otras dos personas de la Universidad del País Vasco (EHU/UPV) a las que conocí en el mismo aeropuerto, aunque poco a poco te vas adaptando. Se echa de menos a los amigos, pero eso es algo normal. Hablo con ellos por Whatsapp o Skype, aunque al final lo último que quieres es volver. Hay que aprovechar la oportunidad.

P. ¿Alguna vez imaginó que acabaría estudiando en el extranjero?
R. Cuando empecé la carrera tenía esa idea de irme de Erasmus. Además conoces a gente que ya se ha ido y te cuentan sus experiencias y eso te da más ganas de ir.

P. ¿Por qué eligió Italia como destino?
R. Cuando decidí que quería marcharme a estudiar fuera no tenía escogido el país al que quería ir. Italia me parecía una buena opción, mejor que ir a Suiza o a algún país nórdico, que saldría, por otra parte, mucho más caro. Eso lo veo más para irte de vacaciones una semana, pero para estudiar un año fuera Italia me parecía que estaba bien. Además, por esas zonas en invierno hace mucho frío y eso que donde estoy yo hemos llegado a estar a 15 grados bajo cero.

P. ¿Qué país habría escogido como opción alternativa a Italia?
R. Tenía una lista de países entre los que estaban República Checa, Italia o Inglaterra. También puse Estados Unidos. Aunque eso ya es más difícil, no está de más intentarlo.

P. ¿Le costó adaptarse y relacionarse con gente nueva?
R. No, porque casi todo el mundo está en la misma situación. Todos hacen un esfuerzo por relacionarse.

P. ¿Qué es lo que más le gusta o le ha llamado la atención una vez allí?
R. Que la zona en la que yo estoy es parecida al País Vasco. Es algo así como más independiente de Italia, en una zona tranquila de montaña.

P. ¿Qué impresión tiene de los italianos?
R. Depende de la zona en la que estés, aunque en general los habitantes de Italia son bastante parecidos a los de España. Los del sur tienen un aire a los andaluces aquí y en el norte son más diferentes.

P. Italia tiene fama por su buena pasta. ¿Se exagera con este tema?
R. En absoluto. Yo como en la universidad entre semana y allí tienes para elegir varios tipos de pasta. Cuando estoy en la residencia también como pasta porque es lo más fácil y rápido de cocinar. En definitiva, de 95 días que he estado hasta el momento, habré comido pasta 90 días. Merece la pena, está buenísima y hay muchos tipos de salsa, no tiene nada que ver con la pasta de aquí.

P. ¿Cómo se lleva la crisis económica?
R. Donde estoy yo no hay crisis y se nota que la gente tiene dinero. De hecho, que yo sepa, la gente que más dinero tiene de Italia vive en mi región.

P. ¿Diría que hay posibilidades para los Barakaldeses de encontrar trabajo allí?
R. No lo sé porque tampoco me he visto en esa situación. De todas formas, la gente de allí está muy cualificada y hay que saber italiano, inglés y también alemán, que se habla mucho.

P. ¿Hay mucha diferencia entre el sistema educativo de allí y el del País Vasco?
R. En Italia se entra a la Universidad con un año más que aquí. Hay un año más de instituto. No estoy seguro si es de secundaria o bachillerato. Mi universidad es trilingüe, alguna gente habla italiano en casa y estudia en alemán o en inglés. Como aquí que hablas en castellano pero igual estudias en euskera. Por otro lado, el nivel de exigencia es mucho mayor. Los profesores están mucho más cualificados, algunos son extranjeros y dan clase en distintas universidades de Europa.

P. ¿Ha tenido dificultades con el idioma?
R. Sí, sobre todo al principio, como todo. No es lo mismo estudiar inglés que estudiar en inglés. Cuando estudias lo que es la asignatura de inglés te enseñan la gramática y ese tipo de cosas pero cuando tienes que hablar proyectos económicos de empresas o este tipo de temas que exigen utilizar tecnicismos, la cosa se complica.

P. ¿Por qué recomendaría a la gente joven irse un año a estudiar en el extranjero?
R. Se aprenden muchas cosas, no solo de lo que es el estudio, sino como experiencia personal. Yo nunca me había ido a estudiar fuera por mi cuenta y no es lo mismo irte a estudiar a una ciudad que está cerca y poder volver a casa en una o dos horas que ir al extranjero. Tienes que adaptarte, controlar el dinero del que dispones, adaptarte al idioma y a gente nueva de diferentes lugares de Europa, y sobre todo a saber sacarte las castañas del fuego. Además, viviendo en casa con los padres es inevitable que anden detrás de ti para que estudies. Sin embargo, cuando eres independiente lo eres para todo, nadie te dice lo que tienes que hacer, tu mismo tienes que saber cuándo es el momento de estudiar y cuando el de hacer otras cosas. En definitiva, aprendes a hacer tu propia vida.

P. ¿Qué trasladaría de su región a Barakaldo?
R. Es llamativo que puedas dejar la cartera en el centro del pueblo y marcharte y volver al día siguiente y encontrarla. Un día sales de juerga pierdes el móvil y es muy posible que al cabo de un día o dos lo recuperes porque alguien lo deja en objetos perdidos. Tal vez ese respeto por la gente y sus pertenencias es lo que me gustaría traerme aquí. En otro sitio de Italia te dejas algo y seguramente te lo roban.

P. ¿Qué le alegra haber perdido de vista de Barakaldo?
R. Supongo que la rutina, el hacer todos los días lo mismo, el tener un horario. Yo allí un día me levanto y no tengo planeado lo que voy a hacer, y hagas lo que hagas nadie te dice nada.

P. En general, ¿cómo valora irse un año a estudiar fuera?
R. Es una gran experiencia. Yo recomiendo que el que tenga la oportunidad de hacerlo, que no se lo piense. Es verdad que está difícil porque están quitando las ayudas y haciendo muchos recortes.

P. ¿Se liga mucho cuando se sale fuera?
R. Se hace lo que se puede, lo que nos dejan.