Reparten 500 pinchos de chorizo en las fiestas de San Vicente para denunciar los recortes sociales


Fotos: Matías Karrillo

La plataforma contra la exclusión social Berri-Otxoak ha repartido 500 pinchos de chorizo en las fiestas de San Vicente para denunciar los recortes sociales que según aseguran está llevando a cabo el Ayuntamiento, mientras el sueldo del equipo de gobierno y sus cargos de confianza —13 personas— cuestan "al erario público municipal cerca de un millón de euros al año". Bajo el lema “No hay pan para tanto chorizo”, la plataforma ha celebrado la segunda chorizada popular que también ha servido para denunciar los recortes en Lanbide.







Nota de prensa
En el marco de las fiestas populares del barrio barakaldés de San Vicente se ha realizado  la “2ª Txorizada Popular”; que consistirá en el reparto de 500 pinchos de chorizo a la sidra.

Bajo el lema “No hay pan para tanto Txorizo” queremos denunciar que el Ayuntamiento de
Barakaldo ha recortado las prestaciones sociales destinadas a garantizar el acceso a la vivienda a las cientos de familias y/o miles de personas en paro, con empleos precarios, o afectadas por la problemática de los desahucios, y que residen en la localidad.

El Equipo de Gobierno del Ayuntamiento de Barakaldo, y el Departamento de Acción Social, han disminuido el presupuesto destinado a protección social y endurecido los requisitos de acceso a las prestaciones sociales destinadas a garantizar el acceso y mantenimiento de la vivienda habitual; a la par que se aplican recortes en las ayudas para hacer frente a los gastos de alquileres e hipotecas.
Así,
 La cuantía de las ayudas sociales destinadas a hipotecas y alquileres se ha reducido en un 50%;
 Tardanza -en más de seis meses-, en atender a las 1.400 familias que necesitan estas
ayudas.

En Barakaldo 137 familias barakaldesas has sido desahuciadas de sus viviendas en los 6 primeros meses de este año; 9.500 personas están en paro, de las cuales el 57% no percibe ningún tipo de subsidio; 2.500 mujeres viudas (mal)viven por debajo del umbral de pobreza. Además, han de sufrir los constantes recortes sociales que se producen a diario en las 2 oficinas que el Servicio Vasco de Empleo-Lanbide tiene en el municipio.

Mientras se producen estos recortes los políticos del Ayuntamiento de Barakaldo se siguen forrando a pesar de la crisis que padece la localidad:

 El alcalde de Barakaldo, Tontxu Rodríguez, cobra más que los ministros del gobierno de Rajoy; y que los presidentes de las comunidades autónomas de Andalucía, Murcia y Valencia.
Además, su sueldo es superior al de los mandatarios de ciudades como Sevilla (con siete veces más de población) o Vigo (que triplica en residentes a la localidad fabril). A este sueldo cabría añadirle otro tipo de prebendas: chofer y coche oficial, a cargo de las arcas municipales; dietas; gastos de representación; plus de asistencia a plenos y comisiones; VISA…

 En concreto, el Alcalde de Barakaldo, Tontxu Rodríguez, nos cuesta, a los vecinos y vecinas de Barakaldo la friolera de 74.307 euros al año (más 12.097 euros en cotizaciones); y la Concejala de Acción Social, Amaya Rojas, nos supone 65.968 euros anuales (más 12.097 euros en cotizaciones).

 En definitiva, los 9 concejales liberados del Equipo de Gobierno del Ayuntamiento y sus 4 cargos de confianza –en total 13 personas-, cuesta al erario público municipal cerca de un millón de euros al año; en concreto 936.000 euros. Mientras para ayudas sociales se destina 750.000 euros; de las cuales dependen 583 familias del municipio.

¿Para qué y para quién no hay dinero?